Iglesia Rios De Vida Den Helder

Iglesia Rios de Vida

Den Helder

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Sexta Bienaventuranza

Correo electrónico Imprimir PDF

SEXTA BIENAVENTURANZA

 

"Bienaventurados los de limpio corazon, porque ellos veran a Dios"V.8

 

 

Esta es la bienaventuranza que mas abarca en toda su comprensión.

Nos muestra la gran dicha que tienen estos (los de limpio corazon). A ellos se les da la seguridad, afirmando, que veran a Dios.

Tener un corazon limpio es lo mismo que tener un corazon puro. Y la pureza nos habla de no tener mezclas. Aquel que es puro va por entero en una sola dirección; osea, sin dobleces o doble animo. Ser puro es ser honesto, integro, sin contaminación. Puro en sus motivos. Cuando por ejemplo hablamos de oro puro, estamos diciendo que aquello es enteramente oro, sin nada mas.

Jeremias 4:14; Tito 1:15

Podriamos preguntarnos como es que veremos a Dios, si la Biblia asegura que "a Dios nadie le vio jamas"S.Juan 1:18; 1 Timoteo 6:16. Solo a Moisés le fue permitido ver Sus espaldas, pero nadie jamas ha visto Su rostro.Exodo 33:20-23 No podria un ser humano quedar vivo ante tal experiencia. Vale la pena decir que aquellos siervos de Dios que tuvieron una gloriosa experiencia con el Señor, no fue mas que una vision o un sueño. Algunos ejemplos: Daniel, Juan, Isaías. Y Aun asi no podian resistir ante tanta gloria.

Un dia si le veremos, cuando nuestro cuerpo sea transformado en Su venida, ya sea mediante la resurrección o que seamos arrebatados. 1 Juan 3:2-3; Job 19:25-27; Apocalipsis 22:3-5. Para esto es necesario tener un corazon puro.

Pero es para nosotros muy importante aprender que esto de ver a Dios no debe ser pensar que es algo que solamente sucedera en el cielo, pensando en la eternidad. Sino que aquel que tiene un corazon limpio, puede vivir el cielo en la tierra . El ver a Dios significa tener una comunión intima con El, y esto se alcanza solo con un corazon puro.

Salmos 25:14; Salmos 24:3-6; 1 Juan 1:6-9

Si leemos atentamente el Salmos 15 y el Salmos 24, nos daremos cuenta de la clase de comunión a la que Dios nos llama con El, y las condiciones para alcanzarla.

Dios nos ha dejado medios que nos ayudan para que nosotros podamos vivir en limpieza, permaneciendo en El. Estos son: Su Palabra, la oración, el culto, los sacramentos y todas estas cosas las encontramos en Su Iglesia. Por eso es imprescindible para todo hijo de Dios el congregarse.

El incesante clamor de todo creyente debe ser junto con David: "Crea en mi oh Dios, un corazon limpio y renueva un espiritu recto dentro de mi"

Salmos 51:1-12; Apocalipsis 21:11

No debemos confiar en nuestro propio corazon, sino someterlo siempre a la luz de Dios

Jeremias 17:9; Salmos 19:12-13; Salmos 139:23-24

Última actualización el Lunes 12 de Diciembre de 2011 08:40