Iglesia Rios De Vida Den Helder

Iglesia Rios de Vida

Den Helder

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Primera Bienaventuranza

Correo electrónico Imprimir PDF

PRIMERA BIENAVENTURANZA

 

"Bienaventurados los pobres en espiritu, porque de los tales es el Reino de los cielos"v.3

 

Para definir lo que significa la pobreza espiritual diremos que un pobre en espiritu es:

-Todo el que tiene un corazon pobre que se siente pequeño, mendigo, insuficiente y depende en todo de Dios. (Sofonias 3:12)

-Quien tiene un bajo concepto de si mismo. Como Pablo, que a pesar de abundar en todo en los dones espirituales se tenia por menos que el menor de los apóstoles y como el primero de los pecadores. El se consideraba el ultimo en la fila de los apóstoles (1Corintios 15:9-10), pero el primero en las fila de los pecadores (1Timoteo 1:15)

-Es aquel que ha perdido toda confianza en su propia justicia y en sus propias fuerzas, y reconoce que depende totalmente del merito de la obra de Cristo y del poder del Espiritu Santo. Ese corazon contrito y humillado con el que el publicano clamaba propiciacion para un hombre pecador. Eso es pobreza en el espiritu. (Lucas 18:9-14)

Alguien dijo muy acertadamente que en el Reino de Dios, nada vale la propia suficiencia; y la propia exaltación es un vicio.

De acuerdo a lo visto anteriormente podemos decir que la pobreza espiritual es sinónimo de humildad. A esta, los filosofos la pusieron como una mas de las virtudes, mientras que Cristo la puso en primer lugar, como el fundamento de todas las demas virtudes morales. La humildad nos abre la puerta a la comunion con el Señor.

Teniendo en cuenta que cuanto mas alto construimos el edificio, mas profundo se echa el fundamento.

La humildad es la característica del discípulo. Aquel que es humilde no tiene inconvenientes en ser enseñado por un maestro, ser guiado por otro semejante a el.

Isaías 66:2; Isaías 57:15; Salmos 138:6; Proverbios 3:34; 1Pedro 5:6-7

El pobre en espiritu es feliz, bienaventurado, porque sabe confiar en Dios y se deja guiar por El. Asi como Abraham en el momento que Lot se separo de el. El le dejo la elección a su sobrino, mientras que el confiaba en su Dios, a quien seguia.

Son felices en este mundo porque Dios cuida siempre de ellos; nunca les faltara nada (Salmos 23:1) y tendran descanso completo, mientras que los arrogantes y ambiciosos se hallan siempre inquietos.

Última actualización el Lunes 12 de Diciembre de 2011 08:02