Iglesia Rios De Vida Den Helder

Iglesia Rios de Vida

Den Helder

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Los dones del Espiritu Santo - parte 3

Correo electrónico Imprimir PDF

 


 

                             

Dones de poder


Pues a uno le es dada palabra de sabiduría por el Espíritu; a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu;
a otro, fe por el mismo Espíritu; a otro, dones de sanidad por el único Espíritu; a otro, poder de milagros; a otro, profecía;
a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversas clases de lenguas, y a otro, interpretación de lenguas.
1 Corintios 12:8-10

 

 

Dios a través de los tiempos ha manifestado su poder por diferentes medios, algunos de ellos son los dones dados por medio del Espíritu Santo. Los dones que hemos llamado “de poder” se caracterizan porque manifiesta el poder sobrenatural de Dios, para la edificación de la Iglesia. El Espíritu Santo le da sus dones a la Iglesia y utiliza al cristiano en el momento que Él considera necesario para edificación; es decir que se manifiestan por la operación y unción del Espíritu Santo en momentos determinados.

Por lo que vemos que los dones no son para uso particular del critsiano. Los dones que se clasifican como de poder son: Fe, sanidades y miliagros; veamos algunas sus características:

1. FE

“Fe” se traduce del griego “pistis” que significa: Firme persuasión, convicción basada en lo oído (Strong 4102); lo cual nos indica que este don produce una firme convicción y un pleno reconocimiento de la verdad de Dios (1 Ti. 2:4; 2 Ts. 2:11-12), (Diccionario Vine) La epístola a los Hebreos indica que la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve (He. 11:1). La fe tiene diversas facetas y como Don tiene distintas funciones, por ejemplo, actúa para sanidad (Mt. 10:1), también es poderoso para activar el favor del Señor hacia sus hijos (Lc. 7:47) Adicionalmente, la fe es una puerta (Hch. 14:27), un fruto (Gá. 5:22-23), una ley (Ro. 3:27), un escudo (Ef. 6:16), un espíritu (1 Co. 4:13), una coraza (1 Ts. 5:8), y un misterio (1 Ti. 3:9).


2. SANIDADES

“Sanidad” viene de la palabra griega “iama” que significa: Una sanidad (Strong 2386), Este don es de “sanidades” y no solamente de “sanidad”. La actividad de este don es una manifestación maravillosa de sanidad. Podríamos decir que, cuando Dios quiere operar sanidad en su pueblo, envía la unción de sanidad para activar el don de sanidades en aquellos que lo tienen y así obrar en el pueblo. Las características de este don son: A. Viene del Espíritu Santo El don no es inherente a la persona, cuando Jesús sanaba era porque salía podre de Él (Lc. 6:17-19). Aunque el Seór Cristo fue investido de poder de lo alto, no actuaba por sí mismo, sino que actuaba en la voluntad del Padre. B. Sana poderosamente Un día el Señor estaba enseñando y en Él estaba activo el don de sanidades (Lc. 5:17-18), por lo que sanó al paralítico. Se tiene la certeza que Dios sanará Cuando Dios usa a una persona por medio del Don de Sanidades, ésta persona tiene la certeza de que Dios va a sanar, por ejemplo, cuando el apóstol Pablo estaba en Listra (Hch. 14:8-11), fue usado por el Espíritu Santo para sanar a un cojo de nacimiento.


3. MILAGROS

El término “milagro” de 1 Corintios 12:10, se traduce de la palabra griega “dunamis” que quiere decir: Poder, capacidad inherente. Se usa de obras de origen y carácter sobrenatural, que no podrían ser producidas por agentes y medios naturales (Strong 1411). El cristiano que tiene el don de milagros, tiene la capacidad de hacer obras sobrenaturales por medio del poder del Espíritu Santo. Los milagros que Dios hace por medio de ellos, son realizados con propósitos específicos, por ejemplo: A. Mostrar el poder de Dios, Jn. 9:1-3 B. Confirmar la fe de los discípulos, Jn. 20:30-31 C. Confirmar la Palabra de Dios Dios envía milagros para confirmar la Palabra que ha sido predicada por los ministros, a fin de que nuestra confianza esté puesta en Dios (1 Co. 2:4-5) A lo largo del ministerio de nuestro Señor Jesucristo en la tierra, vemos que hizo milagros que confirmaban la Palabra que Él enseñaba; sin embargo, en algunos casos no pudo hacer muchos milagros a causa de la incredulidad de la gente (Mr. 6:5-6), lo que significa que la operación de milagros puede ser una consecuencia de la fe que tenga la persona. l don de fe se manifiesta para hacer la obra del Señor, el don de sanidades opera salud física y el don de milagros se manifiesta operando aún contra las leyes naturales. El apóstol Pablo nos exhorta a que deseemos ardientemente los dones, sin olvidar que éstos se manifiestan para nuestro provecho y que es el Espíritu Santo el encargado de repartirlos como Él quiere.

Última actualización el Jueves 20 de Enero de 2011 10:31