Iglesia Rios De Vida Den Helder

Iglesia Rios de Vida

Den Helder

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

La Intercesion

Correo electrónico Imprimir PDF

LA INTERCESION

“CLAMA A MI Y YO TE RESPONDERE, Y TE ENSEÑARE COSAS GRANDES Y OCULTAS QUE TU NO CONOCES” (Jeremías 33:3)

 

Una de las responsabilidades que tenemos como siervos de Dios es la oración por los otros. Dios está buscando personas que se pongan en la brecha a favor del pueblo, para detener Sus juicios y traer un despertar espiritual.

Cuando se esta en el proceso de ganar, oramos para que el reino de Dios se extienda y para que cada persona conozca al Señor Jesucristo como su salvador personal y quien le va ayudar a superar sus dificultades. Pero también es importante la oración perseverante por las necesidades de cada uno de ellos.


¿QUÉ ES LA INTERCESIÓN?

 

Es la acción de presentar súplicas y peticiones a Dios, generalmente a favor de otros. Tanto el verbo hebreo paga, como el griego Entygjano quiere decir “encontrarse con una persona” y su significado deriva de “buscar auxilio”.

La intercesión de pende de dos principios fundamentales:

1.-Un sentido de solidaridad entre las personas, que induce a buscar el bien del otro.

2.- La convicción por parte de la persona o del intercesor de que solamente Dios puede bendecir a la persona por la que se está orando.


COMO CONSIGUIR LA VICTORIA A TRAVES DE LA INTERCESION:

 

1. La Oración debe ser bien enfocada: ( 2 Corintios 10:4-5). Debemos entender que nuestra guerra no es contra las personas, si no contra los espíritus que quieren atar a las personas, derribando todos los argumentos que se levanten en contra del conocimiento de Dios.

2. Haz todo en el poder del Espíritu Santo: Cuando intercedes en el poder del Espíritu Santo podrás recibir:

a.- El Espíritu Santo aumentará en ti el deseo de orar.
b.- Traerá a tu memoria las escrituras mientras intercedes.
c.- Te hace conciente de las necesidades que deben ser suplidas en las personas.
d.- Te dará carga de oración por las personas que has ganado

e.- Te llamará a la oración en los momentos de crisis

f.- Te dará un profundidad, poder y fe especial en tu intercesión
g.- Te ayudará alcanzar tus metas espirituales.

 

3. Resiste, y toma autoridad con fe: (Mateo 16:19) Es muy importante identificar las cosas que están atacando a los hermanos, y esto se logra a través de la comunión con el Espíritu Santo, pues con conocimiento podremos alcanzar mejor los objetivos y así ayudar a las almas a que cumplan con el propósito para lo cual fueron llamados.

 

4. Satura tu mente de la palabra de Dios: (Romanos 10:17 – Colosenses 3:16ª) El libro de hebreos nos ilustra acerca del poder de la palabra de Dios, que es más cortante que espada de dos filos. La palabra de Dios es el arma más poderosa para vencer al enemigo; y solamente a través de ella podrás contrarrestar los ataques hacia las personas y a la vez podrás dar la palabra adecuada para su necesidad.

 

5. Consigue apoyo de otras personas para la oración: (Mateo 18:19) La intercesión no es algo que se delegue a una sola persona, todo tu equipo debe involucrarse dentro de la oración. No solo se debe orar por las metas establecidas como grupo si no también por los líderes y los nuevos creyentes, para que Dios envíe su protección sobre la vida de cada uno de ellos.

 

6. Persevera en oración hasta obtener la paz que da ver la manos de Dios obrando: Isaías 62:1 “Por amor de Sion no callaré,  y por amor de Jerusalén no descansaré,  hasta que salga como resplandor su justicia,  y su salvación se encienda como una antorcha”.

Recuerda la oración que debe caracterizar a todo siervo de Diosr debe ser persistente, hasta que el enemigo retroceda; la Biblia dice “Resistid al diablo y el huirá de ti”. Por medio de la intercesión lograrás que la misericordia de Dios alcance a muchos.

 

“A TRAVÉS DE LA ORACIÓN CON FE PODEMOS MOVER LA MANO DE DIOS”

Apc. 8:3-5 “Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar,  con un incensario de oro;  y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos,  sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos.  Y el ángel tomó el incensario,  y lo llenó del fuego del altar,  y lo arrojó a la tierra;  y hubo truenos,  y voces,  y relámpagos,  y un terremoto”